ALMERÍA PUERTA DEL MEDITERRÁNEO. Nuestro proyecto de ciudad.

Adriana Valverde presenta su proyecto para impulsar Almería como Puerta del Mediterráneo comercial, turística, cultural y de convivencia

La candidata socialista destaca como elemento singular de Almería su carácter portuario y asegura a la ciudadanía que “otro modelo de ciudad es posible”

La candidata del PSOE al Ayuntamiento de Almería, Adriana Valverde, ha presentado hoy su modelo de ciudad para impulsar Almería como Puerta del Mediterráneo, “por ser una ciudad portuaria, lo que le da un carácter comercial, cultural y turístico, pero sobre todo, de convivencia”. “Toda ciudad que se precie necesita una personalidad que la identifique y distinga, y ésta es la que mejor define Almería”, ha destacado, al tiempo que ha asegurado a la ciudadanía que “otro modelo de ciudad es posible”.

“Tenemos que diferenciarnos de las demás ciudades” -ha indicado- “y cambiar el modelo de ciudad que está desarrollando el PP, impersonal, insolidario, no participativo, endogámico y anacrónico”. A su juicio, “Almería tiene un posicionamiento geográfico que le confiere un valor añadido frente a otras ciudades, es una ciudad portuaria, abierta al mar, pero que parece vivir de espaldas al mar”.

En este sentido, ha destacado que “los socialistas tenemos nuestro modelo de ciudad, una ciudad sostenible, en su triple acepción económica, social y ambiental, caracterizado por ser una ciudad democrática y acogedora, concebida como espacio de convivencia y de desarrollo de todos sus ciudadanos, limpia y saludable con buenos servicios públicos, 'vivible' y sin barreras de tipo alguno, sean físicas, de género o psicológicas”. “Una ciudad culta, que proteja su patrimonio y su historia y lo muestre con orgullo” -ha añadido-, “con una administración transparente y en la que la coparticipación se convierta en corresponsabilidad, con adecuados órganos de gestión para que pueda desarrollar su estrategia, y motor de desarrollo en su territorio de influencia, en la que se promueve el comercio local y de proximidad”.

 

Ciudad portuaria

 

Desde el punto de vista de su carácter portuario, Valverde ha recordado, cómo a lo largo de la historia, las ciudades portuarias se han constituido en ejes estratégicos de crecimiento y desarrollo económico, social, cultural y urbano.  “El puerto, si bien se caracteriza por ser una dimensión económica, no puede estar desintegrado de la vida de la ciudad, de la sociedad almeriense, por eso el proyecto del PP de Puerto Ciudad no termina de ser asimilado por los almerienses, no forma parte de su día a día, porque se centra en una sola dimensión, la económica y comercial, y toca puntualmente algunas actividades culturales y deportivas en las que la mayoría de los ciudadanos no participamos porque no las sentimos nuestras”. De ahí la dimensión que cobran para definir la personalidad de Almería “la simbiosis Puerto-Parque Nicolás Salmerón-Casco Histórico-Alcazaba y la redefinición de su situación actual, que es anárquica, desintegrada y no está puesta en valor”.

 

Ciudad comercial

Por otro lado, ha puesto de relieve el marcado carácter comercial de Almería a lo largo de su historia y el hecho de que nuestra ciudad tenga grandes oportunidades y desafíos para volver a ser esa Puerta del Mediterráneo rica y próspera que fue, pero no sólo por el comercio de mercancías, sino por las oportunidades comerciales que una ciudad portuaria ofrece a sus ciudadanos, servicios, turismo cultural, economía colaborativa a través de laboratorios urbanos locales, entre otros, combinándolo con la investigación agrícola y pesquera, el necesario desarrollo industrial y las energías renovables que también permitan reconocerla como puedan hacer de la ciudad Almería, distrito tecnológico y ciudad del conocimiento”.

Ciudad Cultural

Asimismo, considera de extraordinaria importancia poner en valor el carácter de Almería como puerta cultural. “Por este portal entraron distintas civilizaciones para comercializar y establecerse, Almería fue una ciudad del mundo, con una población de culturas y civilizaciones diversas que fueron el motor de su economía y creatividad” y “uno de los grandes desafíos de una ciudad abierta al mar es su oferta cultural”.  En este sentido, ha señalado que Almería necesita un proyecto potente diferenciador a nivel de imagen patrimonial, que aporte la fama internacional que, por ejemplo, supuso el Museo Guggenheim para una antigua ciudad industrial en declive como Bilbao. “En Almería no es necesario construirlo, ya que la imagen patrimonial que define a Almería es el conjunto monumental de la Alcazaba, Plaza Vieja, Casco Histórico, Catedral, Barranco La Hoya y Cerro San Cristóbal y la Almería conventual, con un elemento icónico que es nuestra Alcazaba, mirando al mar, con un elemento revitalizador que es el Cable Inglés y con la futura redefinición del Hospital Provincial y la antigua Estación de Renfe, entre otros”.

Ciudad turística

En lo que respecta al turismo, la candidata socialista ha lamentado que la ciudad no tenga una marca turística que la caracterice por encima del turismo de sol, playa y hostelería, y ha apelado a la imagen cultural y patrimonial de la ciudad, como elemento diferenciador, que nos otorgue un valor añadido a nuestra oferta, un turismo de experiencias integrales que permitan reinventar rutas tradicionales e históricas”.

En opinión de la candidata socialista, “la ciudad de Almería, en cuyo territorio se encuentra un patrimonio histórico-artístico de tal relevancia como el anillo cultural del Casco Histórico, tiene que ofrecer una imagen al mundo de ciudad de interés histórico-artístico y, además, tiene la obligación de protegerlo y conservarlo como la herencia que dejaremos a las generaciones futuras de una historia, identidad y personalidad propia que nos llena de orgullo”.

Ciudad para la convivencia

Finalmente, ha enfatizado que Almería va a “convertirse en un referente cultural y convivencial, si se aprovechan bien sus posibilidades”. “Tenemos un rico patrimonio histórico-artístico y casi todo el mundo califica a nuestra ciudad como un lugar en el que se vive muy bien, y si combinamos ambos conceptos, podríamos conformar la personalidad de nuestra ciudad como un lugar amable, con un patrimonio interesante, un clima que anima a la vida en la calle y una oferta gastronómica y de ocio que la hacen ideal para visitarla”. “En resumen, Almería una ciudad para vivirla, y en ello hay que incluir la accesibilidad, la sostenibilidad, la inclusión social, fundamentales para conformar una ciudad y que formarán parte de nuestro Programa electoral”, ha añadido.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + trece =